El ladrón se habría llevado un botín de dos millones de pesos que había en el bolso de la religiosa, además de su celular.

Según se ve en el video de las cámaras de seguridad del establecimiento, un hombre que tenía un casco de moto en la cabeza, ingresó al lugar y mientras se dirigía a la mesa donde estaba la monja sacó una pistola de la pretina de su pantalón.

Después se acercó a la religiosa, que estaba vestido con un hábito negro. Le apuntó con el arma, le arrebató el bolso y, en medio de un breve forcejeo, le quitó el celular, que en ese momento al parecer estaba atendiendo una llamada.

Le puede interesar: Asesinaron, presuntamente por error, a joven promesa del fútbol que viajaría a probarse en un equipo de EE. UU.

En la mesa en la que estaba la monja había otra mujer. También estaba hablando por celular, pero al ver lo que sucedió con la religiosa se puso de pie y se corrió hacia atrás, buscando dónde refugiarse. El delincuente no le quitó sus pertenencias.

Después de haber logrado su cometido, el hombre salió caminando tranquilo por la puerta de la heladería. Al parecer, según dijeron algunos testigos del hecho, el ladrón se llevó un botín de 2 millones de pesos que había en el bolso de la religiosa. Las autoridades del Aburrá están investigando para dar con su paradero.

El Colombiano