El jefe de la cartera de Hacienda afirmó que el Gobierno presentará el próximo año una reforma tributaria de impuestos departamentales y municipales.

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, al cierre del Congreso de Infraestructura en Cartagena, se refirió a varios temas que ocuparán la agenda para su cartera durante el último mes del año, incluso adelantó el término de reforma tributaria regional, en el que hizo referencia a un nuevo proyecto para 2023.

Igualmente, este viernes, que hay nueva reunión del Emisor, recordó que se tocará nuevamente el tema de intervención al mercado cambiario por la volatilidad del dólar.

Todo nació luego de referirse a la evasión. Esta semana la Dian informó que entre enero y octubre de este año se llegó a un recaudo tributario bruto de $191,73 billones, un incremento de 35% frente al mismo periodo de 2021. Según la entidad, esto representa un cumplimiento de la meta de 108,4%. Ocampo explicó que ese porcentaje extra se explica por control a la evasión, es decir medidas que se han logrado para que más personas le rindan cuentas “como debe ser” al fisco.

Por eso mismo, le pidió a la Dian un informe de cuánto podría ser el impacto de la evasión a luz de nuevas investigaciones actualizadas. Hoy se estima que son entre $40 y $80 billones por año, pero el Gobierno quiere aclarar las cifras. Ocampo explicó que “cuando hablamos al comienzo de la reforma tributaria, decíamos que los impuestos debían aumentar entre $20 y $25 billones. Cuando superemos esa meta podemos promover una reforma tributaria que baje impuestos”.

Es decir, hasta que las metas antievasión no muestren resultados de por lo menos $20 billones, no se realizarán cambios importantes en pro de la reducción de impuestos. Pero lo que sí pasará el próximo año es que “el Gobierno presentará una reforma tributaria de impuestos departamentales y municipales, pero eso es más como una racionalización de un sistema que es muy complejo casi caótico en algunos casos para tener un único sistema mejor”.

La nueva propuesta del ministro entonces se refiere a un ajuste en la tributación por regiones, que según él no sería comparable con una tributaria como la que se logró este año, sino un ajuste. “Además basado en la Misión de Descentralización, en la que están involucrados la conferencia de Gobernadores y Asocapitales” agregó Ocampo.

“Con el fin de lograr una armonización en materia de impuestos en todos los municipios y departamentos del país, trabajaremos en una Reforma Tributaria Territorial. Este proyecto no buscará aumentar la carga tributaria, sino racionalizar la compleja estructura existente”, explicaron también desde Hacienda.

Intervención del mercado cambiario

Este viernes hay reunión la Junta Directiva del Banco de la República, Ocampo, aseguró que durante el encuentro se discutirá si es necesario o no que se intervenga el mercado cambiario. “La volatilidad es muy alta, mucho más que la de otros países, entonces eso es lo que nos hace pensar que sí hay un problema”, dijo.

Ocampo agregó que solo después de la reunión se conocerá la decisión tomada, pues “se deben analizar los mercados a futuro, que durante la última reunión aún se observaba que estaban funcionando bien y por eso no se intervino”, dijo.

El tema revive en el Emisor

Ante las expectativas que tenían los mercados por el alza del dólar y una posible intervención, a finales de octubre, el gerente general del Banco de la República, Leonardo Villar, confirmó que el Emisor no hará dicha operación cambiaria para mitigar la volatilidad de la tasa de cambio. Decisión que se confirmó en la reunión del Banco Central para ese momento.

“Lo que se ha visto en la Junta y lo que es el diagnóstico, en lo que yo diría ya hace más de 20 años, es que la flotación cambiaria es útil para la economía y para la estrategia del Banco. Dejar que fluctúe ayuda a que esa tasa de cambio absorba parte de los choques que llegan de situaciones internas o externas, que son exógenas a la política monetaria misma”, dijo Villar.

Y aseguró que la flotación permite que la política monetaria tenga más autonomía y que, por ejemplo, pueda ser expansiva, como ocurrió durante la pandemia del covid-19; o contractiva, como se necesita en este momento para controlar la inflación.

Más positivo

El ministro de Hacienda afirmó que en efecto, todos los indicadores muestran que la economía se está desacelerando, “el último trimestre puede crecer 3%, y el año entrante están entre 0,5% y 2%. Soy del rango optimista, incluso más de 2%, eso lo veremos en la práctica.

Y como lo señaló el Banco de la República, el nivel de actividad económica de 2023 es muy positivo para los emergentes. El de Colombia incluso podría ser mejor al de la Ocde y América Latina”.