La propuesta generó tal polémica, que ya Quintero habla de limitar y no de prohibir.

Después de la polémica que generó la propuesta del alcalde Daniel Quintero de prohibir la venta de vehículos a gasolina en 2035, el mandatario moderó su discurso y, en la mañana de este jueves, habló de limitar y no de prohibir su venta.

Así lo precisó a través de una rueda de prensa este jueves, luego de reconocer que una medida de este tipo debe pasar por el Congreso, como han dicho expertos en derecho constitucional. “El Congreso ayudaría, pero los alcaldes tenemos potestad de limitar la circulación de vehículos”, expresó.

Sin embargo, con el ánimo de defender su decisión, habló de un decreto distrital para ponerle trabas a este tipo de vehículos. El alcalde, entonces, ya no habló de prohibir la venta, sino de limitarla.

“Medellín ha tomado la decisión de limitar la circulación de vehículos a gasolina a partir de 2035. Esto será establecido a través de un decreto distrital, que está a punto de ser firmado”, sostuvo.

Insistió, en este sentido, que “los alcaldes tenemos la posibilidad de limitar la circulación de vehículos en nuestro territorio. Hoy lo hacemos de forma particular: los carros eléctricos no tienen pico y placa, mientras que los a gasolina tienen restricciones”.

¿Qué hará de nuevo, entonces? El alcalde habló de restricciones a la matrícula de vehículos a la gasolina, cobros por congestión a los que contaminen, y restricción de horarios y corredores viales, medidas que no son nuevas en la ciudad y que sí estarían dentro de su resorte.

“Este mensaje lo que hace es decirle al consumidor: tenga cuidado a la hora de comprar un carro de gasolina, porque para 2035 será muy difícil”. Es decir, el anuncio del alcalde se concretaría en ponerles mayores trabas a la circulación de este tipo de vehículos, porque no puede prohibir su venta.

El Colombiano