¿Por qué caen los indicadores de salud en Bogotá?

1 semana ago 5
ARTICLE AD BOX

La Secretaría Distrital de Salud viene desarrollando las estrategias Salud a Mi Barrio, Salud a Mi Vereda, que hacen parte del Plan distrital de cuidado y del Plan rescate de la salud pública. La primera fase incluyó 11 localidades y la contratación de igual número de coordinadores locales.

El informe de Rendición de cuentas del año 2022 habla de un total de 313 equipos de atención, 178.306 familias a atender, 506.090 usuarios del programa, de los cuales 56.11 son de la EPS Capital Salud.

Salud a Mi Barrio se presentó como el nuevo modelo de salud territorial en cumplimiento del Plan de Desarrollo de Bogotá y tenía contemplado una identificación de “las necesidades de las localidades, barrios y/o veredas, un diagnóstico en salud que sentará las bases de los planes de cuidado local que se construirán de la mano de la ciudadanía y que se ejecutarán a partir de seis líneas de trabajo, con cerca de 6.000 colaboradores”, según información de la Alcaldía Mayor, entre quienes están los equipos contratados para la atención en casa con estas seis líneas:

1. “Entornos Cuidadores: acciones colectivas de salud para promover en conjunto con la comunidad, el cuidado de la vida en el hogar, el trabajo, el colegio y el barrio o la vereda.

2. Atención en casa: articulación de acciones colectivas e individuales en salud en casa, a través de equipos que harán: caracterización socioambiental, afiliación de oficio, consulta diagnóstica, formulación y solicitud de laboratorios, interconsulta o dispensación de medicamentos a casa, seguimiento y monitoreo telefónico, telesalud y pondrán en marcha la estrategia de relevo de cuidadores.

3. Inspección, vigilancia y control: para vigilar el cumplimiento de la norma en establecimientos abiertos al público, buscando condiciones óptimas de prestación de servicios y privilegiando la educación sobre el castigo.

4. Gobierno con la ciudadanía: para escuchar las necesidades y expectativas que inciden en la salud y consolidar una cultura del cuidado y la participación.

5. Prestación de servicios de salud: coordinar con las EPS e instituciones acciones para facilitar la inclusión de la ciudadanía en la oferta integral de servicios de salud.
6. Políticas públicas: para identificar, escuchar y gestionar las necesidades de las comunidades”.

Sin embargo, a la fecha no hay disponible un documento técnico del enfoque conceptual operativo de este modelo de atención ni están visibles unos indicadores concretos de impacto poblacional.

La estrategia tiene elementos del programa de Salud a su Hogar y de Salud a su Casa, y conformó equipos integrados por un médico, enfermera y dos promotores para atender grupos de 800 familias.

La gran falla de estos programas fue la carencia de línea de base y de evaluaciones de efectividad en términos de indicadores de morbi-mortalidad, así como indicadores de coordinación e involucramiento de las EPS, teniendo en cuenta que casi el 70 por ciento de la población bogotana es del régimen contributivo. Situación similar está ocurriendo con la gestión de Salud a Mi Barrio.

No es claro tampoco cómo se articulan los 11 planes de cuidado local, con los planes locales de salud y con los análisis de situación de salud territoriales.
La estrategia de Salud a Mi Barrio tampoco está cumpliendo con lo establecido en el plan de desarrollo de avanzar a una respuesta regional con Cundinamarca, teniendo en cuenta los 11 municipios que rodean Bogotá y la gran movilidad de sus habitantes con la capital, como es el caso del municipio de Soacha.

Si se mide la estrategia Salud a Mi Barrio en términos de efectividad es necesario indicar que los indicadores de salud pública se han venido deteriorando. Según el observatorio de la Secretaria de Salud de Bogotá, Saludata, para el año 2021 se presentaron 41 casos de muertes maternas tempranas, equivalente a una razón de mortalidad materna de 61,4 por 100.000 NV (nacidos vivos), lo que evidencia un aumento del 78,3 por ciento, es decir que se presentaron 18 casos más respecto al año inmediatamente anterior.

Si bien esto fue debido más a lo que pasó por mortalidad materna en un año particularmente pandémico como lo fue el 2021, en la semana epidemiológica 33 que es casi a finales de agosto de 2022, se han notificado durante lo corrido del presente año 34 mortalidades maternas. Para agosto de 2022 también se notificó un caso de mortalidad por enfermedad diarreica aguda en niños menores de 5 años frente a 0 en igual periodo del año pasado (Ver gráfico).

Como se muestra en la gráfica, el incremento de la morbilidad y mortalidad en Bogota comparando periodos equivalentes entre 2021 y 2022, todos estos eventos tienen un gran componente de evitabilidad, según la Organización Panamericana de la Salud, OPS.

Es clave que la Secretará Distrital de Salud revise la situación de deterioro de la salud en la ciudad y realice correctivos en su modelo de atención, entre los que pueden estar:

-Declarar una emergencia por seguridad alimentaria especialmente por la situación de niños y niñas menores de 5 años y el aumento de casos de desnutrición.

-Focalizar acciones de la estrategia Salud a Mi Barrio según la ocurrencia de casos notificada por los sistemas de vigilancia epidemiológica.

-Incorporar la vacunación Covid-19 al esquema regular de vacunación, ya que las coberturas del esquema regular también han bajado.

-Reactivar la red materno perinatal con un alcance Bogotá Región.

-Activar la estrategia de prevención de conductas suicidas en Bogotá -Región.

-Involucrar activamente las EPS en el programa Salud a Mi Barrio

-Involucrar Saludata en el seguimiento de las estrategias de Salud a Mi Barrio y Salud a Mi Vereda.

LUIS JORGE HERNÁNDEZ FLÓREZ
Médico salubrista y profesor de la Universidad de los Andes
Especial para EL TIEMPO

Leer todo el artículo