Unos 150 motociclistas se movilizaron desde la terminal del norte hasta La Alpujarra.

Un enjambre ruidoso recorrió varias calles de Medellín en la mañana de este miércoles 23 de noviembre. Con los pitos y el sonido de los motores, cerca de 150 motociclistas se movilizaron, torpedeando la movilidad, con la intención de llamar la atención a modo de protesta. Las peticiones fueron varias.

El contexto de las marchas tiene que ver con los descontentos con el Gobierno Nacional en lo referente al Soat, pero también incluye elementos locales como el mantenimiento de la malla vial y la falta de comunicación de la Alcaldía de Medellín. Los motociclistas decidieron mantener las protestas pese a que el Gobierno anunció un descuento del 50% en el Soat para motos de cilindrajes menores (150cc o menos).

Alejandro Gómez Murillo, presidente de la Asociación de Motociclistas de Antioquia, dijo que el anuncio del descuento fue hecho para “que no saliéramos a protestar”. Añadió: “Fue solo un anuncio, pero no se ha hecho realidad. Creemos que fue con la intención de apagar la protesta, por eso decidimos salir de todas maneras”.

Lo que dice el presidente de la asociación es parcialmente cierto, pues, aunque se hizo el anuncio, aún no se ha reglamentado. Los moteros no confían plenamente en el Gobierno. De hecho, una de las peticiones de la protesta es tener un diálogo directo con el gobierno central: “Toman las decisiones a espaldas nuestras, sin tenernos de acuerdo. Estamos pidiendo que haya una mesa en la que nos escuchen; más que quejas, tenemos soluciones por plantear”, argumentó Gómez.

La protesta salió a las 10:30 de la mañana de la glorieta de la Terminal del Norte, luego tomó la carrera 65 hasta la calle San Juan. De ahí tomaron esa avenida y desembocaron el La Alpujarra, donde hicieron un plantón de 25 minutos.

Las peticiones de los moteros, concluyó Gómez, también son de orden local. Ante la Alcaldía de Medellín están exigiendo que se mejore la malla vial de la ciudad que, por su deterioro, los pone en riesgo. “Antes había una mesa de diálogo con la Alcaldía, pero eso se acabó en esta administración. Solo pedimos que nos escuchen”, dijo.

El Colombiano