Los sitios con riesgo latente de tragedia por deslizamientos en Bogotá

6 dias ago 12

Pocos días antes de la emergencia en la vía a La Calera, en Bogotá habían detectadas 22 zonas consideradas críticas por un eventual deslizamiento. Están en la franja de la cordillera Oriental, desde Usaquén hasta Ciudad Bolívar.

(Además: Lluvias y derrumbes en la vía La Plata-Inzá, incomunican a Huila y Cauca)

La advertencia la hizo la Personería Distrital tras realizar varias visitas durante este año a esos sitios. En los recorridos, que se hicieron entre marzo y octubre, participaron las alcaldías locales y el Idiger, según el organismo de control, y tenían como fin identificar los puntos y las medidas con el fin de mitigar el riesgo.

Y si bien son muchos más los sectores con riesgo en la franja oriental, la Personería priorizó una veintena en los que, señala, es alto el riesgo de un deslizamiento y puede amenazar no solo construcciones sino vidas humanas, por lo cual piden medidas urgentes. Están en las localidades de Usaquén, Chapinero, Santa Fe, San Cristóbal, Rafael Uribe Uribe, Usme y Ciudad Bolívar.

“Hemos realizado monitoreo permanente y en cada una de estas localidades se dispuso de un equipo para realizar recorridos por los puntos críticos que presentan alto riesgo de remoción en masa”, dice el personero de Bogotá, Julián Pinilla, en un reciente informe de la entidad.

Pinilla pide de manera urgente al Distrito realizar las acciones que sean necesarias para reubicar a las familias en zonas alto riesgo no mitigables, a fin de “evitar una tragedia de grandes proporciones, superior a las ya registradas”.

El Idiger reconoce que si bien el organismo de control prioriza 22 puntos en siete localidades, son más los que viene monitoreando. En Bogotá, dice la entidad, hay 251 puntos críticos en 190 barrios de 10 localidades (se suman Suba, La Candelaria y Sumapaz), donde hay situaciones de riesgo por movimientos en masa.

Hallazgos del informe

Héctor Robayo, funcionario de la Personería que coordinó las visitas a los sitios críticos, explicó que esos lugares están diagnosticados por el Idiger con riesgo no mitigable porque las condiciones del terreno no permiten hacer ningún tipo de obra o estas salen demasiado costosas. Entonces, es latente una emergencia, sobre todo en esta época de lluvias, que ha generado la saturación de los suelos.

El Ideam indica que en Bogotá las precipitaciones han estado dentro de lo normal o un poco por encima de lo normal para un mes de noviembre, que, junto con octubre, históricamente son los más húmedos de la segunda temporada del año.

Algunos de esos sitios, la mayoría localizados en terrenos con fuertes pendientes, se encuentran ocupados por familias que se han asentado en ellos o, incluso, a pesar de que el Distrito ha logrado la reubicación y la demolición de las construcciones, han llegado más a establecerse en esas zonas.

(Lea: Los rostros detrás de la tragedia en la vía a La Calera a causa de las lluvias)

Así como se han levantado cambuches de madera y zinc, también hay construcciones de concreto y hasta de varios pisos. “Entre quienes habitan esos sitios se encuentran adultos mayores y niños que no saben cómo reaccionar en una eventualidad”, señaló Robayo, para quien “es una preocupación bastante grande” porque no obstante las acciones del Idiger y de la Secretaría de Hábitat, siguen llegando personas y levantando nuevas construcciones.

“Son personas que están ahí por necesidad. No tienen otras opciones que les permita estar mejor y algunos no han aceptado las alternativas (arriendos) que les ofrece el Distrito porque consideran que no cumplen con las condiciones que requieren o por apego a lo que ha construido con sus propios recursos”, dice Robayo.

Si bien son 22 los lugares en alerta por alto riesgo, en algunos es mayor la probabilidad de un evento natural con graves consecuencias. Es el caso del polígono conformado por los asentamientos Brisas del Volador o Hollywood y Bella Flor. En esos sitios de Ciudad Bolívar la Personería señala que en el último PMU 553 viviendas, con 562 familias, fueron notificadas de evacuación; 50 quedaron con restricción para el ingreso; tres colapsaron, y 11 familias aceptaron la reubicación.

Estas ocupaciones ilegales han crecido cerca de corrientes de agua y sin redes de alcantarillado, por lo que las aguas residuales corren por la superficie cuesta abajo, lo que aumenta no solo los problemas de salubridad sino la probabilidad de un evento de remoción en masa.

(‘Se fue sin deudas de nada’: así era Angela, mujer que murió en vía a La Calera)

De acuerdo con la información recabada por la Personería de Bogotá, el problema que tienen las autoridades con esas zonas es que si bien se han adelantado procesos de reasentamiento, más se demora en quedar una vivienda desocupada que en volver a ser habitada.

“Desafortunadamente sale una familia y llegan 2 o 3 más. Es un problema que escapa la órbita de lo local y lo distrital”, señaló un habitante de Ciudad Bolívar que pidió no ser citado y conoce de cerca la situación en ese polígono.

En Chapinero y Usaquén

También es latente el riesgo de deslizamiento en al menos nueve sitios de Chapinero, sin sumar los que quedaron en evidencia con la emergencia en la vía a La Calera (ver nota anexa) y que, según el organismo, deben ser objeto de monitoreo. Sin embargo, el más crítico en esa localidad, aún después del 5 de noviembre pasado, está en la carrera 3 Este con 44-05, en el sector de San Martín de Porres.

Allí, según identificó la Personería, hay un talud que presenta caída de material rocoso que está afectando el canal Sucre. Se teme la posibilidad de un taponamiento, lo que podría poner aún más en riesgo a comunidades aguas abajo. En la misma zona se reporta afectación de una vía, que ya tiene desplazamiento y fractura del pavimento.

El asentamiento de Santa Cecilia, en la localidad de Usaquén.

Foto:

Personería de Bogotá

Otro polígono sobre el que hay preocupación de la Personería es el sector de Santa Cecilia, en las montañas de Usaquén. Se trata de tres asentamientos, construidos prácticamente en la cima de una reserva forestal (el parque La Mariposa).

Ese sector ha sido devastado por los asentamientos y hoy por hoy presenta riesgo de desprendimiento del terreno. Y aunque han sido evacuadas cerca de 70 familias, muchas de ellas migrantes, aún continúan en pie alrededor de 22 casas.

Para el organismo de control, la situación allí ha estado controlada porque se le viene haciendo seguimiento con drones, que permiten detectar cuándo llegan personas buscando establecerse en la montaña. En ese momento las autoridades ingresan a la reserva para evitar que se formen nuevos asentamientos o que incluso se vuelvan a levantar las construcciones que ya habían sido demolidas.

El caso de Las Colinas

Otro sitio de la ciudad con elevada posibilidad de una remoción en masa es Las Colinas, en la localidad de Rafael Uribe Uribe. Según el organismo de control, la demolición y excavación de un predio el año pasado, con el fin de ampliar el área del inmueble, dejó expuesto el talud a las lluvias y con la actual temporada se teme una posible emergencia.

Y si bien aún no hay viviendas afectadas, residentes de la zona cuentan que hay filtraciones y que “en algunos momentos escuchan cuando traquea la montaña”. La última emergencia vivida en ese sector fue por el colapso de la escalera rudimentaria que construyeron para acceder a la parte alta.

En ese polígono, reporta el organismo de control, ya varias familias han evacuado, pero siguen 15 que recibieron acta de evacuación. “Son los propietarios. No se atreven a irse porque ese es su patrimonio, o temen que si lo hacen –mientras se adelantan las obras de estabilización del terreno– sus viviendas sean desvalijadas por delincuentes u ocupadas, indicó una fuente oficial que conoce de la situación en ese sector.

(Alcalde de La Calera: ¿qué pasó con la plata del arreglo de vías?)

Según conoció EL TIEMPO, allí se deben hacer estudios y diseños para determinar el tipo de obra que hay que adelantar para la estabilidad del terreno. “Eso tiene unos tiempos. Ya se hizo la oferta institucional para atender a las personas durante el tiempo que tardará el proceso de estabilización y (las familias) puedan retornar de manera segura”, señaló una fuente que conoce el proceso en el sector de Las Colinas.

Si bien son muchos más los sitios que hay identificados con riesgo de remoción en masa, la actual temporada de lluvias aumentó la probabilidad en algunas zonas y de que la ciudad, según la Personería, vuelva a vivir una emergencia, incluso mayor a la de la vía a La Calera.

‘En toda la ciudad hay 251 puntos críticos’, dice el Idiger

El Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático (Idiger) respondió varias preguntas sobre las zonas de alto riesgo que tiene Bogotá y frente a la actual situación de la vía a La Calera.

La entidad señala que la ciudad hay en total 251 puntos críticos en 190 barrios de 10 localidades, que viene monitoreando.

¿El Idiger comparte o no las conclusiones del informe de la Personería?

Si bien son ciertos los 22 puntos a que hace referencia la Personería en siete localidades, no podemos dejar de lado las otras localidades que son monitoreadas. En Bogotá hay 251 puntos críticos en 190 barrios de 10 localidades (Usaquén, Suba, Chapinero, La Candelaria, Santa Fe, San Cristóbal, Rafael Uribe Uribe, Ciudad Bolívar, Usme y Sumapaz), donde hay situaciones de riesgo por movimientos en masa.

¿Qué acciones se adelantan para mitigar el riesgo o hay sitios donde no es posible mitigarlo?

Frente al fenómeno de remoción de masa, que no es otra cosa que un movimiento de inclinación, desplazamiento o movimiento de tierra cuesta abajo, en la segunda temporada de lluvias se han presentado 87 eventos. El Idiger ha logrado la entrega de tres obras de mitigación para la reducción del riesgo y adaptación a la crisis climática en las localidades de Santa Fe y Ciudad Bolívar. Tanto el Idiger como otras entidades distritales, especialmente las alcaldías locales, hacen permanentemente control urbano para que las personas no construyan sus viviendas en determinadas zonas de ladera, pero son recomendaciones que no son atendidas.

(Santiago Alarcón mostró cómo las inundaciones afectaron su casa en La Calera)

¿Cuántas viviendas estarían afectadas, cuántas actas de evacuación se han entregado y cuántas han evacuado?

Según el informe de la Personería, en esos 22 puntos de las siete localidades; el Idiger realizó las recomendaciones de evacuación para salvaguardar la vida de las familias ubicadas en estos sectores; de las cuales 779 viviendas están en riesgo y a la fecha se han entregado 677 recomendaciones de actas de evacuación y tan solo 11 familias han acatado la evacuación efectiva y aceptado las ayuda pecuniarias, que corresponde a tres meses de arriendo por un valor de 700.000 pesos mensuales.

El informe no incluye el caso de la vía a La Calera, porque fue posterior, ¿quedó allí un riesgo latente por remoción?

La vía La Calera, desde el kilómetro cero hasta el peaje, en sus taludes viales tiene diferentes condiciones de remoción en masa y se viene trabajando con el IDU para que se puedan minimizar los impactos a la comunidad. Los sectores de San Isidro, San Isidro Sector II, San Luis Altos del Cabo, La Sureña y la Esperanza Nororiental han sido evaluados por el Idiger con una condición de riesgo medio y bajo por movimientos en masa. En menor proporción se observan predios en condición de alto riesgo mitigable en los polígonos de San Luis Altos del Cabo y La Sureña, y predios en alto riesgo no mitigable, cuyos ocupantes fueron recomendados al proceso de reasentamiento. Están aledaños a las quebradas Puente Piedra y Pozo Claro, al costado occidental del polígono de San Luis Altos del Cabo y en algunos predios en Bosques de Bellavista y La Capilla.

Los programas para las familias en zonas de riesgo 

La Secretaría Distrital de Hábitat explicó cuáles son las acciones y programas se aplican para las familias asentadas en las zonas de riesgo.

Según la entidad, las zonas de alto riesgo no son habitables y por lo tanto promueve  que "ningún hogar construya una vivienda o permanezca en estas zonas, porque ponen en riesgo sus vidas e integridad física"

Agrega que el gobierno de la ciudad adicionalmente al proceso de prevención y control de construcción en estas áreas, realiza procesos de reasentamiento a través de la Caja de Vivienda Popular para garantizar la salida segura de estas familias.

"Es importante aclarar que no podemos incentivar las ocupaciones ilegales vía priorizar los hogares que deciden ocupar estas áreas con programas de vivienda".

La secretaría también señala que a pesar de todos los esfuerzos de prevención y control que se hacen, esas zonas de riesgo  son reocupadas porque, entre otros factores, actores ilegales realizan la venta de lotes de manera fraudulenta, a sabiendas que no pueden ser legalizadas, engañando así a muchas familias. Destaca que con la secretarías de Gobierno y Seguridad vienen trabajando para seguir desmantelando esas organizaciones delincuenciales y lograr su judicialización.

La Secretaría del Hábitat señala que la administración distrital ha implementado programas que facilitan el acceso a la vivienda segura a hogares con bajos ingresos y situación de vulnerabilidad, entre ellos están:

Educación e Inclusión Financiera: capacitación de hogares para mejorar las condiciones de vida de estos, con el fin lograr superar barreras de acceso a vivienda nueva por problemas de bancarización, reportes negativos en centrales de riesgo o desconocimiento del proceso de cierre financiero y de adquisición de una vivienda en Bogotá.

Oferta preferente: programa a través del cual la Secretaría del Hábitat separa las mejores unidades de vivienda VIP y VIS en Bogotá y asigna un subsidio a hogares vulnerables con ingresos de hasta 4 SMMLV.

Mi Ahorro Mi Hogar: programa de arrendamiento de vivienda, enfocado a hogares con jefatura femenina, que cuenten con ingresos de hasta 2 SMMLV y que tengan, al menos, una de estas cuatro condiciones: Riesgo de feminicidio o cualquier otra clase de violencia intrafamiliar contra la mujer, ser víctima del conflicto armado interno, estar en proceso de reincorporación o reintegración, ser mujer cuidadora.

Feria de vivienda: es un espacio que facilita el acceso a información para la compra de vivienda social porque reúne a constructoras, bancos, cajas de compensación familiar y entidades gubernamentales para facilitarles a los hogares vulnerables de Bogotá, el proceso de adquisición de vivienda nueva.

GUILLERMO REINOSO RODRÍGUEZ
Editor de Bogotá
En Twitter: @guirei24 

Más noticias

Leer todo el artículo