El portero David Ospina fue el blanco de los insultos.

La Selección Colombia venció a México en un partidazo en California, en el que comenzó perdiendo 2-0 y pudo remontar 3-2. Sin embargo, hubo un hecho que empañó el compromiso.

Corría el minuto 81 cuando se comenzaron a escuchar gritos homofóbicos en el Levi´s Stadium y el árbitro se vio forzado a detener por un momento el compromiso.

En las pantallas del escenario deportivo se vieron los mensajes de alerta y de advertencia con una posible cancelación del juego y se informó que los implicados serían expulsados del estadio.

Pese a que el juego resultó muy atractivo y cada equipo se entregó al máximo, el compromiso resultó siendo noticia por cosas ajenas al fútbol.

Los llamado de atención por parte del árbitro y de la organización del partido surgieron después de que los insultos fueran dirigidos al portero colombiano David Ospina.

Lo sucedido está amparado por la Fifa, que sugiere este tipo de suspensiones cuando sucedan hechos similares en cualquier partido del mundo, tanto con insultos homofóbicos o racistas.

John Eric Gómez

Comunicador Social-Periodista bilingüe, amante de los deportes. He trabajado en Radio Bolivariana, RCN y Telemundo. Actualmente hago parte de El Colombiano.