El mayor seguirá vinculado al proceso por presunta desobediencia, pero sin restricción a su movilidad.

El mayor de la Policía Darlinton Macías Trejos, quien fue capturado el 5 de agosto por la presunta desobediencia que condujo a las muertes de la patrullera Luisa Fernanda Zuleta y el subintendente Sergio Yepes Páez el pasado 23 de julio en Yarumal, fue dejado en libertad.

Así lo confirmó Marco Aurelio Bolívar, fiscal general de la Justicia Penal Militar y Policial, quien precisó que Macías continuará vinculado al proceso por presunta desobediencia sin estar recluido.

“El caso de Yarumal fue resuelto en segunda instancia. Se analizaron los fines de la medida y se decidió que se mantenga dentro del proceso, pero sin restricción de la libertad”, sostuvo.

Macías, de ser encontrado culpable, podría pagar tres años de cárcel por el delito de desobediencia. “El proceso está en curso. Ya fue al Tribunal en recurso de apelación y ahora sigue una etapa procesal, que es la de calificación”, agregó Bolívar.

El mayor de la Policía fue capturado por agentes de la Sijín porque, al parecer, habría ignorado la orden de retirar las patrullas del cuadrante de Yarumal ante la ofensiva del Clan del Golfo, incumpliendo los protocolos de seguridad establecidos.

Según los reportes policiales, “esta situación habría favorecido a los integrantes de estructuras delincuenciales para materializar el homicidio de los uniformados”.

La patrullera, que fue trasladada a Medellín y falleció en el hospital Pablo Tobón Uribe, y el subintendente, que murió en el hecho, fueron baleados por integrantes de esa estructura cuando se desplazaban para atender un reporte de seguridad.

El Colombiano