Kevin Mier, por el camino de los mejores “antipenal” de la historia de Nacional

2 meses ago 27

Ya en la final del semestre pasado, ante Tolima, Kevin Mier atajó un penalti que significó prácticamente el título de Nacional. Mientras que en el encuentro de este lunes frente a Patriotas, en la agonía del partido, volvió a evitar la caída de su portería, lo que hubiera originado el empate y una lluvia de críticas al equipo verde por no haber podido doblegar a un rival que está peleando por el descenso.

La ciencia dice que a la hora de cobrar un penalti la ventaja siempre la va a tener el pateador por la velocidad que agarra el balón, la trayectoria que le puede dar y los 7,32 metros de ancho por 2,44 de alto que tiene que cubrir el arquero.

Por eso también se dice que no hay un penalti bien atajado sino mal cobrado, pero los porteros están en contra de esas opiniones y cada quien maneja su propio ritual y maneras de encarar un penalti.

Unos se mueven sobre la raya de gol para desconcentrar al pateador, otros se lanzan antes para intentar adivinar la trayectoria y llegar primero al balón. Hay quienes prefieren aguantar hasta último momento por si el cobrador quiere engañarlos con un disparo suave. En fin, son muchas las maneras con las que deciden enfrentar el castigo máximo en el fútbol.

A través de la historia Nacional ha tenido varios cuidapalos expertos en esta situación. Uno de ellos es René Higuita, quien hoy comparte en el club con Kevin Mier y ha sido un hombre fundamental para el estelar momento que vive el joven portero verdolaga.

José Fernando Castañeda fue el arquero que más años estuvo al lado de Higuita en el club e indica que René tenía intuición y aguantaba hasta el final. “Él siempre me decía a mí que el nervioso debía ser el que iba a cobrar y no el que iba a atajar, que había que esperar siempre hasta lo último y eso le funcionó. Entre más penaltis tapaba, pues más se asustaban los que tenían que cobrar”, dijo Castañeda.

Otro portero importante en esa instancia fue el argentino Gastón Pezzuti, sobre todo en la final de 2011 que se decidió por penaltis ante La Equidad.

Pezzuti manifestó que los porteros de hoy tienen una gran ventaja y es que pueden ver por diferentes medios cómo patean los jugadores.

“Se puede estudiar a los pateadores antes de los encuentros, porque por lo general la mayoría cobra igual. Sin embargo, también se deben tener unas condiciones innatas para este tipo de situaciones y Kevin las posee”.

Pezzuti agregó que a medida de que Mier se consolide como un portero ataja penaltis, claramente la brecha entre la ventaja que tiene el pateador sobre el portero se va a reducir. “Ya el cobrador llegará con cierta prevención y tensión, sabiendo que él tiene esa virtud. Kevin está logrando ese rótulo a una edad muy temprana y es muy importante que no lo pierda, me alegro por él y ojalá siga por esa senda, más en una portería tan importante como la de Nacional”, dijo el hoy comentarista del canal Espn.

Esa virtud que tenía Pezzuti se la trasladó a Franco Armani, quien a través de trabajo se volvió antipenal, porque al principio le costaba atajarlos y fue objetivo de críticas. Al final de su etapa con el verde también lo dominó y así lo ha demostrado con River Plate y la Selección Argentina.

A sus 22 años, Kevin demuestra que además de un portero que gana partidos, quiere ser el mejor ataja penaltis del fútbol colombiano.

Leer todo el artículo