Este grupo religioso opera en Estados Unidos. La BBC publicó la denuncia de una de sus víctimas; ella tan solo tiene 16 años.

Lo miembros del Clan Kingston están ubicados en Utah, uno de los 50 estados de Estados Unidos. El origen de esta secta religiosa se remonta a 1929 cuando Charles Kingston fue excomulgado de la Iglesia mormona por practicar la poligamia que ya había sido retirada de las practicas admitidas por la iglesia.

Seis años después, según cuenta la BBC, Elden uno de los hijos de Kingston, entendió que su familia debía seguir aplicando las leyes religiosas y por ello fundó su propia iglesia con sus propias reglas.

El nombre oficial del clan Kingston es Sociedad Cooperativa del condado de Davis y su culto religioso se denomina Iglesia de Cristo de los Últimos Días. Dentro de la comunidad hay una jerarquía muy estricta, la persona que tiene más poder es un hombre llamado “profeta” que debe tener sangre “pura Kingston”, y que según la creencia de la secta desciende directamente de Jesús.

Hace 35 años, según cuenta la BBC, el puesto del “profeta” es ocupado por Paul Elden Kingston quien es nieto de Charles (excomulgado por los mormones en 1929) y sobrino de Elden (fundador de la secta), todas las decisiones del clan deben ser conocidas por él y tener su aprobación.

Se estima que Paul Elden tiene aproximadamente unos 500 hijos con 34 esposas diferentes. Las prohibiciones, limitaciones y vulneración de las mujeres del clan Kingston son sistemáticas y se protegen por las creencias de la secta.

Las mujeres son obligadas a casarse con hombres que pertenecen a la comunidad sin ni siquiera preguntarles si están o no de acuerdo, es frecuente que el marido escogido sea un familiar cercano, un hermano, primo o tío, y esto se practica porque la secta es endogámica lo que significa que no permiten que ingresen personas que no pertenecen a la comunidad religiosa.

Comúnmente las mujeres son menores de edad a la hora de celebrar las nupcias, el medio inglés afirma que los deseos sexuales masculinos dentro del matrimonio deben acatarse y no se consideran como violación, aunque la mujer no haya dado su consentimiento, lo que fortalece las condiciones de vulneración para las mujeres de la secta.

La BBC contó la historia de Blaklyn una de las mujeres de la secta, que tenía 16 años en 2020 cuando fue obligada a casarse con su primo Travis, al poco tiempo quedó embarazada.

“Estaba sometida, sin poder de decisión sobre nada en su vida. Su destino era perpetuar la sangre Kingston pura y obedecer los designios de su marido 11 años mayor que ella”, cuenta la BBC.

La joven mujer cuenta que sufrió abusos por parte de su primo y esposo varias veces. Algunas noches se despertaba en medio de la noche mientras su esposo abusaba de ella, pero dadas las estrictas reglas y tradiciones de las sectas nunca pudo decir nada.

“Pero cuando vio que su marido utilizaba a su bebé como juguete sexual dijo basta y buscó la forma de escapar”, contó la víctima para el medio británico. Como se ha relatado la situación vivida por Blaklyn no es nueva en la secta, incluso sus padres eran hermanos y cuando se casaron su padre ya tenía cuatro esposas a la vez.

Algunas de las mujeres denuncian también relaciones incestuosas forzadas, adoctrinamiento y sometimiento a abusos físicos, trabajo infantil desde temprana edad, condiciones laborales de esclavitud (sus tareas eran designadas en empresas de la secta y no recibían pago por ello) y artimañas para defraudar al Estado.