Es un misterio el paradero de los ocupantes del carro que cayó en el Tequendama

1 semana ago 4
ARTICLE AD BOX

Los bomberos buscan los cuerpos de los ocupantes del carro que se lanzó al vacío.

Bomberos iniciaron la búsqueda desde las seis de la mañana.

Este miércoles amaneció con una noticia que estremeció a todo el país. Un automóvil Aveo de placas RMW 778, de color rojo y con matrícula de Bogotá, cayó en extrañas circunstancias por un abismo en el mirador San Pacho, en la vía que conduce de Bogotá a Mesitas.

El vehículo, según lo que se sabe hasta el momento, era conducido por el comerciante Germán Lino Segura Franco, oriundo de San Antonio del Tequendama y quien regresaba de Soacha después de visitar a su esposa y sus dos hijos.

“Él salió de allá a la medianoche para volver a su casa en San Antonio. En este momento no viven juntos porque ella trabaja en Bogotá y le queda más fácil estar en Soacha”, le dijo a EL TIEMPO un familiar del hombre. Versiones de las autoridades indican que el dueño de un restaurante de esa zona turística iba acompañado de otra persona, cuya identidad aún no se conoce.

La búsqueda de los cuerpos

Tequendama

Los bomberos arriesgan sus vidas para buscar los cuerpos.

Según el Cuerpo de Bomberos de San Antonio del Tequendama la búsqueda de los ocupantes comenzó esta mañana desde las 6 de la mañana. Ya se enviaron una unidades de descenso en cuerda para llegar a la zona boscosa en donde se presume pueda haber algún hallazgo. “Nadie sabe aún si además del conductor en el vehículo iba otra persona. No se ha esclarecido nada más”.

Según los bomberos es muy posible que en estos casos los cuerpos de las personas queden muy lejos de donde quedan las latas de los automotores. “Hace dos o tres años ocurrió lo mismo en este punto. Una persona se lanzó en una camioneta y el cuerpo fue expulsado fuera del vehículo”.

Dijo además que hasta que no se hagan exámenes y avance la investigación a los cuerpos no se pueden confirmar ninguna de las hipótesis que se han especulado: suicidio, microsueño, estado de embriaguez, falla mecánica, entre otras.

En este momento hay al menos 30 expertos buscando por cielo a quienes ocupaban el carro siniestrado. Están los bomberos de Soacha y San Antonio, han usado drones, pero la labor de búsqueda está muy complicada por la espesura de la vegetación de la zona en donde cayó el vehículo.

Los bomberos no creen que el cuerpo se encuentre en un cuerpo de agua pues la zona en donde cayó el carro es solo de vegetación.

Sobre la versión de un posible suicidio, su familiar la descartó, y señaló que Gerardo Segura no tenía ningún síntoma de esta patología. “Creo que si tuviera problemas de depresión lo hubiéramos notado. Él habló con el hermano la noche anterior y estaba emocionado por varios eventos programados para el fin de semana”.

No obstante, cree que la alta velocidad pudo haber sido una de las causas de lo que él considera un accidente. “Los trabajadores que estaban en la zona nos contaron que iba bajando muy rápido”, agregó.

La Policía de Tránsito descartó que el vehículo hubiera ingresado al abismo en reversa, como se especuló. “En el sitio no encontramos huellas de frenado. Es un vehículo que en horas de la madrugada estaba siendo conducido por un señor que al parecer toma la decisión o pierde el conocimiento y se queda dormido, pero por ahora todo es materia de investigación”, afirmó el teniente Jairo Murcia, jefe de la seccional de Tránsito y Transporte de Soacha.


REDACCIÓN BOGOTÁ
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

eltiempo app logo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Recibe la mejor información en tu correo de noticias nacionales y el mundo

MÁS BOLETINES
Leer todo el artículo