En entrevista con EL COLOMBIANO, el profesor universitario Gilberto Tobón Sanín se refirió a la polémica que armó su encuentro con el expresidente Álvaro Uribe, los señalamientos del alcalde Daniel Quintero y su aspiración a la Alcaldía de Medellín.

“La ciudad es un desastre manejada por Quintero”: Gilberto Tobón Sanín

Luego de la reunión que sostuvieron el expresidente Álvaro Uribe Velez y el precandidato a la alcaldía de Medellín, Gilberto Tobón Sanín, las críticas no se hicieron esperar. Una de las reacciones más sonadas fue la del alcalde Daniel Quintero, quien calificó a Tobón, que tiene en la mira llegar a La Alpujarra en las elecciones locales del próximo año, de pertenecer al pacto de “Chuscalito” -término que reencauchó el mandatario de Medellín para referirse a reuniones que han sostenido sus opositores-.

EL COLOMBIANO conversó con el precandidato Tobón y este se defendió de los ataques de Quintero y replicó con nuevos señalamientos hacia el alcalde, de quien dijo que solo se preocupa por sus beneficios personales. Además explicó algunas de las propuestas con las que espera hacer campaña

en las elecciones de 2023.

EL COLOMBIANO: Después de que se reunió con Álvaro Uribe, ¿por qué cree que es importante hablar con la oposición política en Medellín y Antioquía?

GILBERTO TOBÓN SANÍN: “El mundo moderno ha embrutecido a la gente, usted puede ver a la gente en el metro pegada de un celular, y eso es alejarse de la realidad. Entonces, en ese orden de ideas, este es un país con una tradición muy violenta, desde que se fundó como repuliqueta ha estado ensangrentada, y en el siglo XX hubo una guerra prácticamente civil de violencia interpartidista entre liberales y conservadores que dejó 300.000 muertos, fruto de la intransigencia. Yo no quiero ser profeta de desastres pero los petristas son unos fanáticos ignorantes, que creen que Petro es Dios. Entonces, cualquier cosa que usted diga diferente a eso, lo coloca como objetivo de guerras altas.

Yo pienso que la forma de que haya paz, y paz total (que eso no sea una palabra ni una mentira más), es que los distintos actores políticos del país, puedan hablar, conversar e intercambiar ideas sobre la política del país. A mí el doctor Álvaro Uribe me invitó a hablar y yo lo escuché, y hablamos de la ciudad. Hubo puntos de contacto, claro, porque la ciudad es un desastre, manejada por Daniel Quintero, se preocupa solo por sus beneficios personales”.

E.C.: Sus declaraciones sobre los falsos positivos causaron bastante revuelo en redes sociales, ¿cómo ha lidiado con las fuertes críticas que se la han hecho por semejantes declaraciones?

G.T.S: “Son una parranda de fanáticos, que tienen pánico de que se dialogue, el fanático no piensa. Yo soy un hombre racional”.

E.C.: En Medellín es fácil identificar que existe una fuerte polarización. ¿Por qué los ciudadanos han llegado a este punto? ¿Qué llamado hace usted a los ciudadanos de Medellín? ¿Cuál es la salida?

G.T.S.: “Ese odio, esa rabia y ese fanatismo lo ha impulsado Daniel Quintero, él es responsable de eso, de la polarización. Entonces la solución es gobernar para todos los medellinenses, hasta las comunas. Gobernar con los empresarios, gobernar con los estudiantes, y hacer política social, empleo, y hacer crecer la ciudad. Tenemos problemas extremos de movilidad, de medio ambiente. El Metro de Medellín tiene serios problemas financieros causados por este señor. Hay que cambiar la ciudad, y dársela a todos los medellinenses. Yo tengo 73 años, yo voy de salida, yo no aspiro a ser presidente como aspira él, amanecerá y veremos”.

E.C.: Usted abiertamente ha estado hablando de su precadidatura y aspiración a la Alcaldía, ¿cuáles son sus propuestas y qué modelo de ciudad se imagina?

G.T.S.: “Me imagino un modelo de ciudad, que siendo la segunda del país, se convierta en una ciudad piloto. Pienso mejorar el medio ambiente que está hecho un desastre, es la ciudad que más contaminación tiene. Hay que tomar medidas severas en eso, y tengo un equipo de expertos estudiando ese problema. Descontaminar el río Medellín, que es una cloaca abierta. Mejorar la movilidad, hay que hacer una segunda línea del metro, hay que hacerlo porque está por colapsar. Hay que saldar las deudas y no derrochar dinero, hay que hacer una administración austera. No convertir la nómina del municipio, en una nómina que paga favores políticos”.