En un escenario favorable, la divisa terminaría 2022 cerca de $4.200, pero dependerá de la inflación gringa.

 subieron tasas de interés en Estados Unidos

El dólar no tendría una bajada importante en lo que queda de 2022, al menos esa es la primera impresión de los expertos cuando miran la situación macroeconómica en Estados Unidos.

Hay que ponerle contexto al asunto: en el país norteamericano se están enfrentando al costo de vida más elevado de los últimos 40 años. En consecuencia, la Reserva Federal (Fed), homólogo del Banco de la República, está aumentando las tasas de interés con el objetivo de desacelerar el alza en los precios.

Jerome Powell, presidente de la autoridad monetaria, comunicó ayer el tercer incremento consecutivo de 75 puntos básicos para dejar las tasas en un rango de 3% y 3,25%, muy en línea con lo que esperaban los mercados en todo el mundo. Y aunque no hay una gran sorpresa como para agitar a los inversores, tampoco alcanza para restarle fortaleza al precio del dólar.

¿Qué puede pasar?

Los incrementos en las tasas por parte de la Fed tienen efecto en las demás economías. Esto teniendo en cuenta que los inversores prefieren llevar sus dólares a EE. UU. y eso merma la cantidad circulante para negociarlos en resto de países, por eso se encarece la moneda gringa.

Gregorio Gandini, analista de mercados financieros, afirmó que este escenario ya en Colombia se había descontado y eso explica el rally que la divisa tuvo entre junio y julio, lapso en el que alcanzó el precio histórico de $4.627, récord que sigue vigente.

A la Reserva Federal todavía le quedan dos reuniones más para 2022 y Jerome Powell ya avisó que, si no cede el costo de vida, habrá más incrementos en las tasas. Con ello en mente, desde la óptica de Gandini, lo primero que puede esperarse es que el dólar siga fuerte en los demás países.

Para ilustrarlo, hay que revisar el índice DXY, que mide al billete verde frente a una canasta de otras siete monedas, incluido el euro. Cuando sube, refleja la apreciación de la divisa estadounidense frente a las demás.

Este año, el DXY arrancó en 96,21 unidades y con el pasar de los meses se disparó debido a que el mercado ya esperaba a que la Fed aumentaría sus tasas. Ayer, por ejemplo, este índice saltó desde las 110,17 a las 111,39 unidades.

En Colombia, de acuerdo con Gandini, es muy factible que el dólar continúe entre los $4.000 y $4.400, que es el rango que se ha observado en las últimas semanas. Es decir, no se espera una bajada significativa. Y desde la óptica de los analistas consultados por el Banco de la República, el dólar podría terminar entre $4.200 o $4.290.

Alexánder Ríos, analista de Inverxia, expuso que ahora se estima que las tasas en EE. UU. cierren 2022 entre 4% y 4,25%. “Entonces, se abre una puerta para que el dólar tenga una sensibilidad más alcista que bajista. Si bien los analistas conservamos las perspectivas de un dólar a $4.200 en un escenario positivista, si la inflación en EE. UU. no cede, se abre la posibilidad para que termine por encima de los $4.400 en el peor de los escenarios”, puntualizó.

Por su parte. Andrés Pardo, estratega jefe para América Latina de XP Investments, anotó que, evidentemente, el incremento en la tasa de EE. UU. “le pone presión al alza al dólar para este jueves, ya que el mercado cambiario cerró ayer a la 1:00 de la tarde, antes de la decisión de la Fed”.

“Sin embargo, puede haber correcciones posteriores. La próxima semana será importante la decisión del Banco de la República de Colombia, que si llega a subir su tasa de interés en una magnitud similar a la de su última reunión, podría contribuir a una corrección a la baja en el dólar, aunque no creo que sea muy marcada”, añadió el experto.

Infográfico

¿qué sigue? No bajará de $4.000 este año

Los analistas consultados por este diario coincidieron en que el dólar no bajará a $3.900 en el corto plazo. Y aunque pronosticar el valor de la divisa es complejo, estuvieron de acuerdo en que la incertidumbre de la reforma tributaria está latente y eso dificulta la atracción de inversiones en dólares. De otro lado, las perspectivas de desaceleración económica global, a juicio de los especialistas, hace pensar en que las exportaciones podrían perder ritmo y ese sería otro factor a tener en cuenta a la hora de prever el comportamiento de la moneda estadounidense.

Juan Camilo Quiceno Ramírez

Soy afortunado por que me gano la vida haciendo lo que amo. Fanático de la salsa brava y los timbales. Amo a mi familia.