Dramática búsqueda de víctimas de accidente en el salto del Tequendama

1 semana ago 6
ARTICLE AD BOX

Continúa la búsqueda de las dos personas que habrían caído en un vehículo Aveo rojo en el abismo del mirador San Pacho, en jurisdicción del municipio de San Antonio del Tequendama, puntualmente en el kilómetro 8 de la vía Soacha-Mesitas del Colegio. 

Las labores de búsqueda se iniciaron el pasado miércoles en la mañana, luego de que las autoridades de tránsito confirmaron que el automóvil, aparentemente conducido por Gerardo Segura Franco, rodó por un precipicio de aproximadamente 400 metros a la 1:30 a. m.

De acuerdo con las primeras hipótesis, el vehículo habría salido de Soacha sobre las 12:30 a. m. con destino a San Antonio del Tequendama. Las últimas personas que vieron con vida a Segura fueron un grupo de ‘paletilleros’ que trabajan dando vía en una obra que está a 50 metros del abismo, lugar en donde se rehabilita la carretera debido a la pérdida de una bancada.

Lo que llama la atención de las autoridades de tránsito es que el recorrido entre el municipio de Soacha y el punto del siniestro se puede recorrer en menos de 35 minutos; no obstante, y de acuerdo con los testimonios entregados por testigos, este habría tardado una hora aproximadamente de un punto al otro.“Los trabajadores que estaban en la zona nos contaron que iba bajando muy rápido”, dijo un familiar del conductor.

La búsqueda

La búsqueda de los ocupantes se retomó este jueves desde las 6 a. m. y se suspendió a las 8 p. m. por falta de luz. En el lugar hicieron presencia varias unidades de descenso equipadas con cuerdas del Cuerpo de Bomberos de San Antonio del Tequendama cuyo objetivo era acceder a la zona boscosa donde se presume puede haber algún hallazgo. “Nadie sabe aún si, además del conductor del vehículo, iba otra persona. No se ha esclarecido nada más”, explicó el subteniente Christian Quiroga, comandante de bomberos del municipio.

Los bomberos informaron que es muy posible que, en estos casos, los cuerpos de las personas queden muy lejos de donde están las latas de los automotores. “Hace dos o tres años ocurrió lo mismo en este punto. Una persona se lanzó en una camioneta y el cuerpo fue expulsado fuera del vehículo”, agregó.

Los rescatistas se refieren a Óscar Ignacio Duarte Castañeda, un ciudadano de Pacho, Cundinamarca, que en noviembre de 2018 cayó en el mismo lugar cuando conducía una camioneta Ford Explorer, en un aparente caso de suicidio.

Tequendama

Los bomberos arriesgan sus vidas para buscar los cuerpos.

Foto:

Bomberos de San Antonio del Tequendama.

Creo que si tuviera problemas de depresión, lo hubiéramos notado. Él habló con el hermano la noche anterior y estaba emocionado por varios eventos programados para el fin de semana.

Y es que esta es una vía repleta de curvas cerradas y con un solo carril por sentido, que bordea con un profundo abismo.

Durante el día hubo al menos 40 expertos del Cuerpo de Bomberos Voluntarios San Antonio del Tequendama, Bomberos Oficiales Soacha, Cruz Roja, Defensa Civil, Gestión del Riesgo y Policía Nacional. Además, dos drones surcaron los cielos para tratar de encontrar algún cuerpo; sin embargo, por la espesura de la vegetación de la zona donde cayó el vehículo, la difícil labor de rescate no dio resultados.

Asimismo, los bomberos no creen que los ocupantes del vehículo hayan terminado en el río Bogotá, debido a la distancia que existe entre ambos puntos.

Las autoridades también indicaron que solo cuando se hagan exámenes a los cuerpos y avance la investigación se podrá confirmar alguna de las hipótesis que se han planteado: suicidio, microsueño, estado de embriaguez, falla mecánica, exceso de velocidad, entre otras.

Sobre la versión de un posible suicidio, su familiar la descartó, y señaló que Germán Segura no tenía ningún síntoma de esta patología. “Creo que si tuviera problemas de depresión, lo hubiéramos notado. Él habló con el hermano la noche anterior y estaba emocionado por varios eventos programados para el fin de semana”, dijo.

No obstante, cree que la alta velocidad pudo haber sido una de las causas de lo que él considera un accidente vial. “Los trabajadores que estaban en la zona nos contaron que iba bajando muy rápido”, contó.

Esta misma persona le confirmó a EL TIEMPO que algunos de los documentos de Segura Franco ya fueron encontrados por los rescatistas.

Los desaparecidos

Carro que cayó en el Salto del Tequendama

De acuerdo con las primeras hipótesis, el vehículo habría salido de Soacha sobre las 12:30 a. m.

Foto:

Paula Belalcázar / Citytv

Gerardo Lino Segura Franco, uno de los desaparecidos en el accidente, es un comerciante oriundo de San Antonio del Tequendama y quien este jueves cumplía 48 años. Es padre de dos hijos (una joven de 18 y un adolescente de 15) y dueño de un restaurante llamado Mi Granja Ecoaventura, ubicado a 3 kilómetros del abismo por la misma vía.

Gerardo Segura había sido concejal de ese municipio y era conocido por la mayoría de pobladores de esa región como una persona servicial y amable. “Él siempre ha vivido acá. Creció aquí, en la finca con todos los hermanos”, afirmó el familiar que habló con EL TIEMPO.

En el municipio donde creció también es recordado por varios vecinos y amigos, quienes lo conocieron en sus facetas como comerciante y político.

“Es un hombre muy correcto, que les daba trabajo a las personas de acá. Y duele, porque uno sabe que estos accidentes ocurren, pero jamás se va a imaginar que va a ser alguien tan cercano”, señaló Orlando Rodríguez, amigo de toda la vida de Gerardo, y quien lo vio por última vez el pasado domingo.

De acuerdo con su familiar, Segura Franco era dueño de una finca en Santandercito, Cundinamarca, y durante los últimos años había dedicado su vida al ecoturismo. Además, estaba casado y semanalmente viajaba a Soacha para visitar a su esposa y a sus hijos, quienes vivían en este municipio por motivos de trabajo y estudio.

“Siempre que los visitaba se devolvía a la medianoche y lo hacía solo, por eso me parece muy raro que dijeran que viajaba con otra persona”, dijo el familiar.

Sobre la otra persona que supuestamente estaba dentro del vehículo, de quien se especuló que se trataría de una empleada de su restaurante, ni las autoridades ni los rescatistas han confirmado información. .

REDACCIÓN BOGOTÁ con apoyo de Paula Belalcázar.

Más noticias

Leer todo el artículo