Día sin carro: punto para la movilidad, pero siguen lunares con calidad del aire

1 semana ago 5
ARTICLE AD BOX

Bogotá pasó este jueves 16 horas sin la mayoría de sus carros y motos. Entre 5 a. m. y 9 p. m. se realizó esta jornada en la que se esperaba salieran de circulación en Bogotá más 1,8 millones de carros particulares y cerca de 470.000 motocicletas. Aunque hubo cumplimiento general, también hubo infractores: según información de la Secretaría de Movilidad, con corte a las 5 p. m. se habían impuesto 457 comparendos por incumplimiento de la medida, esto representó un aumento del 19 por ciento en comparación con el día sin carro de febrero de 2020.

En términos de movilidad, el balance fue positivo, aunque, como reportaron ciudadanos, hubo aglomeraciones en Usme y en la calle 170. De acuerdo con el reporte de Movilidad, en el corte de las 6 p. m. se habían validado 3’368.000 pasajes en todos los componentes del Sistema Integrado de Transporte Público. “Esto representa una reducción del 11 por ciento en comparación con el día sin carro de 2020”, indicó la Secretaria de Movilidad, Deyanira Ávila y explicó que esta baja podría deberse a las lluvias, al teletrabajo o al cambio de horarios que facilitaron algunos empleadores.

¿Cómo fueron los viajes? Según Ávila, el transporte público aportó el 80 por ciento de los viajes; seguido de los vehículos con excepciones (10 %), bicicleta (7 %), taxi (2 %) y patineta (1 %). Y la velocidad promedio en la ciudad fue de entre 23 y 24 kilómetros por hora.

De otro lado, se registraron actividades como el lanzamiento del Plan Piloto de Bicicletas Eléctricas en la Universidad Externado, con 15 ciclas. “Nuestro proyecto es llegar a 300 bicicletas”, afirmó el rector Hernando Parra.

Además, llamó la atención un ejercicio pedagógico (ver foto) por la carrera 7.ª para visibilizar cuánto espacio ocupaba un carro y cómo este se podía optimizar o cambiar por otros medios. “Estas estructuras simulan el espacio que está ocupando un carro en el espacio público. La idea es que hagamos una reflexión sobre compartir el espacio, teniendo en cuenta que el 14 % de los viajes se hacen en carro, pero el resto de ciudadanos se mueven en otros medios y para ellos todos los días son sin carro. Es mostrar que el carro ocupa 9 metros cuadrados de espacio público”, dijo David Serna, uno de los participantes en este ejercicio que acompañó la Secretaría de Cultura.

Para Ómar Oróstegui, director de Futuros Urbanos, en esta jornada los protagonistas fueron el transporte público y la bicicleta. “Esto invita a pensar en la forma como nos movemos, en 10 años creció en un 45 % el parque automotor. De continuar a ese ritmo, las vías van a colapsar. Debemos seguir mejorando el transporte público”, afirmó Oróstegui, aunque agregó: “Debemos pensar en un corte de cuentas de cuánta gente migró del transporte público a medios como el carro, la moto o la bicicleta y, sobre todo, cómo recuperar a aquellos que se fueron a la moto y el carro”.

Dia sin carro y sin moto en Bogota

Abundaron los taxis como plan B. 

Foto:

Milton Díaz / EL TIEMPO

Ambiente, en deuda

Lo que modelamos y lo más importante para el día sin carro es la reducción de gases de efecto invernadero.

A diferencia de movilidad, en ambiente los resultados tuvieron diversas lecturas.
A principios de semana, a través de un comunicado, el Distrito planteó las metas de reducción de CO2 (-57 %), black carbon (-50 %) y de material particulado (-63 %).

El reporte del jueves, a las 6 p. m., indicaba que el CO2 bajó (-51 %), al igual que el black carbon (- 25 %) y el material particulado (-38 %). Aunque el resultado de CO2 estuvo bastante cerca, no pasó lo mismo con los otros dos indicadores. Y esto ya lo había previsto el Distrito desde temprano.

“Lo que modelamos y lo más importante para el día sin carro es la reducción de gases de efecto invernadero. Con eso vamos a cumplir, (pero) en términos de material particulado tenemos un balance en el que condiciones externas no nos han permitido una mejora tan significativa”, reconoció en la tarde del jueves la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

Según la secretaria, dos factores afectaron a la ciudad: puntos calientes en el sur del continente que generaron material particulado que llegó hasta Bogotá y una onda tropical que generó “una barrera climática que no ha permitido que el aire salga de la manera que lo haría”. Luego, en el balance de la noche, aseguró que fue precisamente el ejercicio de día sin carro y su reducción del 38 por ciento material particulado el que evitó que la situación ambiental hubiera sido peor.

“Si hoy no hubiéramos tenido día sin carro es probable que estuviéramos declarando una alerta ambiental”, afírmó Urrutia.

Aunque el escenario es bastante similar al del día sin carro de 2020, Urrutia aseguró que esta vez no había sido tan intenso.

En la noche del miércoles, 6 estaciones marcaban índices regulares de calidad del aire por material particulado; en la mañana del jueves eran 4, y sobre la tarde quedaron 2: Carvajal-Sevillana y la Unidad Móvil de la carrera 7.ª.

“Carvajal-Sevillana tiene esa mezcla del transporte de carga y de la industria: hoy es día sin carro, pero no es día sin industria”, reconoció Urrutia.

Pero es allí donde está la crítica de expertos urbanos que le han puesto la lupa, por años, a la calidad del aire. Afirman que hay deudas sin resolver: la modernización del transporte de carga, los controles en fuentes fijas, la atención al polvo o material resuspendido y, sobre todo, una solución no solo para los vecinos de Carvajal-Sevillana, sino del suroccidente. “El día sin carro no tuvo el impacto en calidad del aire que se esperaba”, resaltó el doctor Luis Jorge Hernández, profesor asociado de la Universidad de los Andes.

DIA SIN CARRO Y MOTO

Sub secretaria de cultura ciudadana realiza ejercicio pedagógico para visibilizar las desventajas que tiene el usar un carro en relación del espacio que dejamos de compartir con otros actores viales . En marco del día del no carro Bogotá 22 de septiembre del 2022. Foto MAURICIO MORENO EL TIEMPO CEET

Foto:

MAURICIO MORENO EL TIEMPO

Esto no se soluciona hasta que no se le preste atención al transporte de carga, ha faltado voluntad política para exigir mayores controles.

Este jueves, el doctor Hernández y un equipo de la universidad estuvieron monitoreando la calidad del aire. Por un lado, el investigador considera que si bien factores externos como puntos calientes y ondas tropicales pueden influir, no son la única causa y se suman a una serie de problemas estructurales. En el monitoreo, el equipo detectó que “aunque estábamos en día sin carro, ejes viales como la autopista Sur y la calle 13 tuvieron altas concentraciones (de material particulado) por la presencia de transporte de carga”.

De acuerdo con el Inventario de Emisiones 2020, publicado recientemente por la Secretaría Distrital de Movilidad, si bien los automóviles aportaban el 15 por ciento de PM2,5; los camperos y camionetas, el 21 por ciento, y las motos, el 7 por ciento, el transporte de carga sumaba el 42 por ciento.

“Esto no se soluciona hasta que no se le preste atención al transporte de carga, ha faltado voluntad política para exigir mayores controles”, resalta Oróstegui.

“Tenemos un transporte de carga obsoleto, que usa ACPM y tiene vehículos de 20 o hasta 30 años”, destaca el doctor Hernández, y alerta de que estas y otras condiciones afectan la salud de más de 2 millones de personas en Bogotá.

Asimismo, hay una deuda para reducir la presencia de material resuspendido, que se genera principalmente “por suspensión del polvo de las vías no pavimentadas y pavimentadas debido al flujo vehicular”, como indicó Ambiente. Según el Inventario, el material resuspendido es la principal fuente de PM2,5.

Aunque Luis Carlos Belalcázar, investigador en temas de calidad del aire y profesor asociado de la Universidad Nacional, coincidió con la visión de deudas no resueltas, como el transporte de carga, la resuspensión de polvo y los contaminantes que salen por desgaste de llantas y pavimento, argumenta que el día sin carro sí sirvió en materia de reducción de emisiones, aunque no en reducción de concentraciones. “Sí sirve, sí se reducen las emisiones de motos y carros. Sí se reduce en términos de emisiones, en lo que sale del vehículo; pero la concentración, que es lo que miden las redes de monitoreo, no tuvo una dispersión favorable”, afirma Belalcázar. Aunque considera que los puntos calientes no estarían afectando seriamente a Bogotá –sino a territorios más al sur del continente–, sí afirma que una hipótesis probable puede ser la de ondas tropicales.

Abren licitación para cable

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, anunció que a partir de hoy se abre la licitación para la construcción del primer cable eléctrico de San Cristóbal. Según explicó, en la primera parte del proceso participaron 18 firmas interesadas en el proyecto, que enviaron las inquietudes que permitieron llegar a los pliegos finales.La licitación estará abierta hasta el 12 de octubre. Es decir que las personas interesadas deben subir los documentos solicitados por el IDU al Secop antes de la fecha estipulada.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Más noticias

Leer todo el artículo