Desde la primera semana de noviembre el número de personas que portan el virus han sufrido un ascenso preocupante pasando de 7.546 casos el 7 de noviembre a 27.596 el 21 de noviembre.

En China los casos de covid-19 continúan en aumento, esto acompañado de todas las implicaciones que puede tener una escalada en la curva de contagios. En las fronteras de la superpotencia la situación ha causado miedo, por esto se han adoptado medidas como las cuarentenas obligatorias para detener el aumento de casos en la población. Aunque es bien conocido que desde diferentes sectores dentro del país se denunciaron en ocasiones pasadas abusos por parte de las autoridades a la hora de realizar este tipo de medidas.

El lunes 21 de noviembre China reportó después de casi seis meses de cero muertes a causa del virus, la muerte de dos pacientes positivos para covid-19, por esto anunció que iba a aplicar una cuarentena en la ciudad-distrito de Baiyun que cuenta con cerca de 3,7 millones de habitantes.

En la ciudad industrial de Guagzhou, ubicada al sur de China, también se han dado confinamientos de forma constante. En la segunda semana de noviembre más de 5 millones de personas estuvieron confinadas, y actualmente Guagzhou sufre uno de los rebrotes de casos más fuertes de los últimos años. El pasado domingo esta ciudad registró 8.181 llegando a los 80.000 casos.

En algunas escuelas de Beijing también optaron de nuevo por la implementación de las clases virtuales El cierre se produce cuando Guangzhou se esfuerza por contener su peor brote de covid en tres años.

El efecto del virus en la economía sigue siendo objeto de estudio. Algunos analistas coinciden en que los mensajes de China dados bajo el mensaje de “covid cero” han sido confusos lo que puede generar preocupación en el mundo financiero.