Poco antes del inicio del Mundial de fútbol de Qatar, activistas de derechos humanos, políticos y aficionados hablan de las 15.000 vidas que supuestamente se ha cobrado el torneo de la FIFA. ¿Es cierto?

La cifra de 15.021 se ha conocido a través de un informe de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional de 2021. También se menciona con frecuencia la cifra de 6.500, que aparece en un artículo del periódico británico The Guardian de principios de 2021.

DW verifica: falso

Ninguna de las fuentes afirma que todas estas personas hayan muerto en las obras de construcción de los estadios o en el contexto directo de la Copa Mundial de la FIFA. Ambas cifras mencionadas incluyen a los extranjeros en general que han muerto en Qatar.

La cifra de 15.021 del informe de Amnistía Internacional procede de las estadísticas oficiales de las autoridades cataríes del período que abarca entre 2010 y 2019, según las cuales, 15.799 personas que no tienen nacionalidad catarí murieron en Qatar entre 2011 y 2020. Por lo tanto, esto incluye no solo a los trabajadores poco cualificados de la construcción, los guardias de seguridad o los jardineros, sino también a profesores, médicos, ingenieros o empresarios. Algunos de ellos proceden de países en desarrollo, otros de países emergentes e industrializados. Las estadísticas cataríes no permiten un análisis preciso.

Los autores de The Guardian dan la cifra de 6.751 trabajadores fallecidos porque limitaron su investigación a las personas procedentes de Bangladés, India, Nepal, Pakistán y Sri Lanka y solicitaron las cifras a las autoridades de los países de origen. Estos cinco países representan una parte importante de la mano de obra extranjera en Qatar, especialmente la no cualificada o poco cualificada.

Las autoridades cataríes no desmienten estas cifras. Sin embargo, en respuesta al artículo de The Guardian, el ministerio de Información catarí dijo que la cifra estaba “dentro de un rango esperado para una población de este tamaño y demografía”.

Afirmación: solo 3 personas han muerto como consecuencia de su trabajo en una de las obras de la Copa del Mundo.

La FIFA y el Comité de la Copa Mundial de Qatar sostienen que solo tres personas murieron en relación directa con su labor en la construcción de estadios de la Copa Mundial. Además, admite que otras 37 personas murieron allí, pero no en relación directa con ese trabajo, sino por otras razones.

DW verifica: engañoso

Esta cifra podría ser correcta. Hay dos accidentes documentados, en los que los trabajadores se precipitaron al suelo desde una elevada altura. Otro murió atropellado por un camión cisterna. Pero las cifras pueden llevar a error, porque no contemplan las muertes de trabajadores producidas en la construcción de otros edificios e instalaciones que nunca se hubieran erigido de no celebrarse allí el campeonato.

Según la FIFA, algo más de 30.000 trabajadores fueron empleados en las propias obras del torneo durante las fases punta. Sin embargo, la Copa del Mundo desencadenó un bum de la construcción en Qatar, en el curso del cual se construyó una nueva red de metro, autopistas, hoteles, una ampliación del aeropuerto, la ciudad planificada de Lusail y otros proyectos.

El recuento de los organizadores de la Copa del Mundo es engañoso porque ignora a todos los que murieron en otras obras que probablemente no habrían existido sin la Copa del Mundo. También ignora los numerosos casos, algunos de ellos documentados, de trabajadores inmigrantes que mueren en su alojamiento después del trabajo.

Por otro lado, personas que conocen las condiciones de trabajo en Qatar dudan que las otras 37 muertes no producidas en accidentes no tengan nada que ver con el empleo desempeñado. Las autoridades cataríes no ofrecen una explicación satisfactoria de estas muertes. Una investigación de The Guardian ha revelado que los médicos cataríes daban como “causa natural de muerte” una parada cardiaca o respiratoria repentina en cerca del 70 por ciento de las muertes de trabajadores inmigrantes. Según epidemiógos, esta no es causa de muerte natural, y menos en personas entre los 18 y los 60 años de edad.

Según la serie documental de la cadena alemana ARD “El Mundial de la vergüenza”, los médicos cataríes dijeron haber sido presionados para rellenar los certificados de defunción de esta manera. Ya en 2014, el despacho legal internacional DLA Piper había denunciado esta práctica en un informe independiente encargado por el Gobierno catarí.

DW

ALIANZA EL COLOMBIANO - DW

Este contenido hace parte de la alianza informativa entre el diario El Colombiano y la cadena alemana Deutsche Walle